Maneras caseras para tener senos firmes

Busto de mujer joven con brasier blanco. Tener senos firmes.

Muchas veces las mujeres se quejan de su busto. Algunas piensan que sus senos son demasiado pequeños, algunas están preocupadas por su flacidez, mientras que otras no aceptan la apariencia de la piel de sus senos. Sin embargo, resulta que la madre naturaleza puede mejorarse de una manera bastante fácil, y no tienes que usar tratamientos cosméticos caros o incluso cirugía plástica.

Formas caseras de reafirmar los senos

Conoce 7 formas caseras para tener senos firmes que son realmente simples de usar y brindan muy buenos resultados.

Ducha fría

Este método requiere un poco de resistencia. En lugar de un largo baño caliente, elije una ducha rápida, intensa y, sobre todo, fría. Si no puedes superar y soportar el agua helada, utiliza el método de medio camino, es decir, alterna entre agua fría y caliente. Esto mejorará en gran medida la circulación sanguínea de los senos y afectará su firmeza de forma positiva.

Compresas de hielo

Una opción para aquellas que no pueden imaginarse tomando una ducha helada. Cada mañana o tarde, haz bolsas de hielo, por ejemplo, cubos de hielo en una bolsa de aluminio. Posteriormente, masajea a fondo el área de los pezones.

Masajes

El masaje de senos es una excelente manera de hacerlos más firmes. Trata de masajearte los senos, desde la raíz hasta el cuello. Este método tiene una ventaja más: es un elemento de autoexamen del seno y permite detectar a tiempo un cambio fuera de lo común, quizás de origen canceroso.

Vitaminas

¡Olvídate de las inyecciones y las cremas caras! Puedes realizar este tratamiento con productos alimenticios generalmente disponibles y baratos. Varias veces a la semana, envuelve tus senos con rodajas de limón fresco: es una verdadera bomba de vitamina C, que es crucial para la firmeza del busto. Después de unos minutos, humedece tus pechos con aceite de oliva.

Enderezamiento

De niña, seguramente escuchaste muchas veces las frase: “¡No te sientes encorvada!”. Vale la pena recordarlo, porque una postura recta te permite mantener los senos firmes y afecta en gran medida la condición de los músculos del busto.

Peeling

En cualquier farmacia puedes comprar un exfoliante de piel. Vale la pena hacerlo una vez a la semana. La piel del busto es muy delicada, así que recuerda elegir un peeling pequeño. Gracias a este tratamiento eliminarás la piel muerta, lo que afectará positivamente la oxidación de la piel y la circulación sanguínea.

El sostén adecuado

Muchas mujeres suelen usar sostenes demasiado ajustados o demasiado flojos, lo que obviamente conduce a la distorsión del seno, pero también al dolor de espalda. Por lo tanto, haz una cita tan pronto como sea posible con un bra fitter profesional, que elegirá la talla de sostén perfecta para ti.

Puedes implementar estos consejos simples de inmediato. Notarás grandes resultados después de solo unas semanas.