¿Cuáles son los efectos de la deshidratación en la piel y el organismo?

Mujer con piel deshidratada por efectos de la deshidratación

La deshidratación es un problema que puede afectar a cualquiera a cualquier edad. Evitarla es sencillo: ingiere la cantidad óptima de agua, sustancia esencial para el buen funcionamiento del organismo. Otro detalle accesible que ayuda a entender cuando el cuerpo necesita más líquido son las señales que da.

Y es pensando en ello, que a continuación, compartimos una serie de consejos e información esencial para combatir y entender los efectos de la deshidratación en la piel y el organismo:

Los efectos de la deshidratación

Entiende cómo reacciona el cuerpo a la deshidratación:

Cuando sentimos sed es porque están activadas las señales que indican bajas reservas de agua. También es importante prestar especial atención a los ancianos, que suelen deshidratarse sin tener sed. Comprueba, a continuación, los síntomas del cuerpo que indican deshidratación:

– Orina amarilla

– Piel seca y áspera

– Labios y boca resecos

– Reducción del brillo de los ojos

– Estreñimiento

¿Cómo combatir la deshidratación del organismo?

En primer lugar, debemos tener en cuenta el ingerir al menos dos litros cada día en cualquier época del año. Para alguien que suele olvidarlo, un buen consejo es tener siempre a mano una botella de agua mineral: en el coche, en la bolsa y en la mesa de trabajo. O incluso tomar un vaso de 200 ml cada hora; así mismo, es posible consumir el líquido con jugos naturales y agua de coco.

¿Cómo intensificar la hidratación de la piel?

El cuerpo necesita hidratación, sobre todo durante el invierno, ya que el tiempo frío estimula la resequedad. Es importante evitar baños muy calientes y usar crema para el baño y jabones delicados. Luego, aplícate un buen hidratante. Además, existen varias opciones en el mercado, para todos los tipos de piel y gustos. Otro consejo es usar agua termal, que cuenta con propiedades importantes y es una excelente opción para complementar el cuidado de nuestra piel.

Califica esta publicación