Cómo elegir el tono de tu base de maquillaje

Mujer joven aplicando base de maquillaje en su rostro, para elegir el tono de base de maquillaje

Cada una de nosotras a veces tiene el deseo de hacerse maquillaje facial. Algunas lo hacen a diario, otras ocasionalmente. Independientemente de la frecuencia con la que te maquilles, necesitarás conocer algunas reglas, sin las cuales, en lugar de mejorar tu apariencia, solo la dañarás. Uno de los consejos más básicos es elegir el tono de tu base de maquillaje correcto para tu rostro.

Elige el tono de tu base de maquillaje ideal

Cuando visites una tienda de cosméticos verás en los estantes una amplia gama de diferentes tipos de cosméticos. Antes de decidirte por una, deberás realizar algunas tareas necesarias.

Especifica tu tipo de tu cutis

Determinar tu tipo de piel es crucial. Las bases faciales difieren en consistencia y principios activos y están destinadas a diferentes tipos de piel. Hay bases específicamente para pieles secas y otras para pieles grasas. Así que conoce las necesidades de tu propio cutis para evitar elegir el cosmético incorrecto.

Elige el color de la base correspondiente a tu tono de piel

La piel de la cara tiene un tono ligeramente diferente al de la piel que cubre las otras partes del cuerpo. Se deriva de muchos factores. La principal es la mayor exposición al sol. Mayor que incluso el cuello. Al elegir el tono de tu base de maquillaje, deberás comprobar cuidadosamente si se adapta perfectamente al tono de tu piel.

Los tonos de la piel son dos – cálidos y fríos. Para saber qué tono tiene tu piel, comprueba qué tonos prevalecen. ¿Es más cercano a un tono más rosado y frío, o quizás amarillo y cálido?

En casa puedes hacer una simple prueba de tonificación de la piel. Hazlo necesariamente a la luz del día. Prepara dos tarjetas de colores – una amarilla y una rosa. Luego, frente al espejo, pon frente de ti cada una de ellas por turno. Si tu cara se ve más sana y radiante con el fondo de una tarjeta rosa, significa que tienes un tono frío.Pero si es sobre el fondo amarillo, el tono de tu piel es cálido.

Encontrando la base perfecta

Si ya conoces tu tipo de piel y el tono de tu piel, podrás comenzar a buscar la base. La tienda donde comprarás definitivamente te dejará probar algunos productos para verificar si el color no es demasiado brillante o demasiado oscuro para ti. Después de encontrar una que quede con tu tono de piel, ya tienes la mitad del trabajo hecho.

Puedes hacer a un lado aquellas bases que están dedicadas a un diferente tono de piel al tuyo. Para hacer la prueba, consigue los cosméticos que sean más cercanos a tu tono. Una de las formas de comparar el color de la base es aplicar una capa delgada sobre la mandíbula. Gracias a esto comprobarás si deja un contorno muy claro u oscuro.

Por lo tanto, no vayas a la tienda completamente maquillada. De esta forma si aplicas la base que estás probando a un maquillaje hecho anteriormente, podrás interrumpir el efecto final y elegir un cosmético inadecuado. Cuando apliques la base, espera unos 2 minutos para que pueda penetrar en la piel.

Recuerda no elegir bases más oscuras. No darán el efecto de un bronceado, y pueden hacer que la cara sea visualmente más vieja, y tu maquillaje no sea uniforme ni natural.

Para hacer que el efecto de la base sea más duradero y la cubierta más efectiva, también puedes usar los correctores faciales y un fondo de maquillaje. Los correctores cubren las imperfecciones y el fondo de maquillaje reparará el maquillaje.

Califica esta publicación