¿Cómo hidratar la piel seca de las piernas con remedios naturales?

Mujer hidratando la piel de sus piernas

La falta de humedad y aceite en la piel desencadena resequedad en la piel, problema bastante común en las piernas haciéndolas lucir escamosas y de textura rugosa o tensa al tacto; por suerte, para devolverle su brillo natural las alternativas caseras vienen al socorro, resultando igual de efectivas que los productos cosméticos, pero a un menor precio.

¿Cómo combatir la resequedad de las piernas con remedios caseros?

Si bien la predisposición genética y el envejecimiento son factores capaces de desencadenar la piel seca, la condición de resequedad en las piernas igualmente puede obedecer a hábitos nocivos, estilos de vida y deficiencias nutricionales, haciendo imperioso modificarles y complementarles con remedios hidratantes hechos en casa a base de productos naturales.

Asimismo, tomar medidas clave como evitar el uso de jabones fuertes que resten el aceite natural de la piel, usar protector solar, afeitarse suavemente, cubrir las piernas bien en condiciones de frío, hidratarse muy bien e incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina A, vitamina C, E y K por ser aliadas en la salud general de toda la piel.

Remedios caseros para cuidar la piel de las piernas

Las propiedades antioxidantes y ácidos grasos presentes en la composición del aceite de oliva le convierten en el primer ingrediente sugerido para devolverle el brillo natural a las piernas resecas ¿Cómo utilizarle? tan simple como aplicar un poco sobre las mismas y permitirle actuar durante toda la noche.

Ahora bien, si lo que se busca es una acción exfoliante con la que deshacerse de las molestas escamas que suelen acompañar a esta clase de piel, adicionar el aceite a un poco de azúcar moreno; la pasta obtenida se utilizará para frotar y masajear las piernas, dejándole reposar 10 minutos, antes de retirar con agua tibia.

1. Aceite de coco

Pero el aceite de oliva no es el único de gran utilidad en pro del objetivo, el hecho de ser buena fuente de ácidos grasos, hacen del de coco otra buena opción; su uso consiste en aplicar una generosa capa del ingrediente después de ducharse, la idea es que la piel aún esté cliente. De quererlo, retirar trascurridos 30 minutos, o permitir aprovechar sus beneficios durante toda la noche.

2. Aceite de almendra

De la misma manera que los dos anteriores, el aceite de almendra es de gran eficiencia en la lucha contra la piel reseca de las piernas, sea que se use frotando directamente sobre las mismas, masajeando o incorpore a la crema hidratante de uso regular.

3. Mascarilla de papaya y yogurt

La siguiente mascarilla engloba todo lo que la piel reseca necesita, acción antioxidante, hidratante y antinflamatoria que le devuelva su apariencia suave y brillante; los ingredientes necesarios son:

  • ½ taza de yogur
  • 1 cucharada de papaya
  • El zumo de medio limón
  • 1 cucharada de miel

En un recipiente de vidrio lo suficientemente grande, verter el yogur e ir adicionando uno por uno, el resto de los ingredientes; la idea es conseguir una pasta homogénea que se extenderá a lo largo de las piernas para dejarle actuar durante 15 minutos. Finalmente enjuagar con agua fría y repetir la operación la semana siguiente.

4. Aguacate

Ácidos grasos, antioxidantes y vitaminas – principalmente vitamina A – se concentran en la composición del aguacate, ingrediente que además tiene capacidad de mejorar la complexión de la piel desde el interior. Entre tantas formas de aprovechar sus virtudes se plantea la receta preparada con:

  • ½ aguacate maduro
  • 1 cucharada de miel

El procedimiento consiste en calentar un poco la miel para que desprenda sus propiedades, mientras tanto, será removida y machacada la pulpa del aguacate hasta hacerla puré. Lo que resta es combinar ambos ingredientes y aplicarle sobre la piel seca para que repose por espacio de 15 minutos; retirar con agua templada.

5. Avena

El efecto antioxidante y antiinflamatorio de la avena le confiere un espacio privilegiado en la lista de ingredientes aliados contra la resequedad de las piernas; en esta oportunidad se sugiere complementar su acción combinándole con las propiedades del plátano de la siguiente forma:

  1. Pelar y picar un plátano maduro para machacarlo hasta formar una crema muy suave, de ser necesario, agregar un poco de agua.
  2. Adicionar la harina de avena que se requiera para homogenizar la pasta de forma tal que no se deslice una vez aplicada sobre las piernas.
  3. Dejarle reposar 15 minutos y finalmente, retirar usando agua fría.