Si tienes cabello graso debes probar estos 5 consejos

Mujer joven con manos en la cabeza y cabello graso

¡Lavar el cabello todos los días puede resultar algo molesto! ¿Pero qué ayuda realmente contra el cabello graso? ¡Aquí están los mejores consejos!

Consejos para tratar el cabello graso

Aunque no lo creas: en realidad, el cabello grasiento es un problema de lujo. El cuero cabelludo produce lo que el cabello necesita con urgencia: nutrir la grasa de la piel, solo que demasiado. El resultado: el cabello se ve muy fibroso, y los peinados no se fijan muy bien. Lo bueno es que esto es un problema que se puede controlar. A continuación te presentamos consejos y trucos que realmente ayudan contra el cabello grasoso.

Cuando el cuero cabelludo trabaja horas extras

Lo que llamamos “cabello graso” es en realidad un problema del cuero cabelludo, en él se encuentran las glándulas sebáceas. La grasa que producen es básicamente buena e importante porque hace que el cabello esté suave y brillante y protege el cuero cabelludo de las influencias externas. Pero demasiada grasa hace que el cabello se vea fibroso y grasiento.

Además, a menudo se presenta un segundo problema. El cabello graso es más sensible a las influencias externas y, al mismo tiempo, graso en la base y sin brillo en las puntas. La plenitud del cabello entonces disminuye y nuestro peinado se derrumba.

Las causas de este desagradable problema son múltiples. La sobreexpresión de las glándulas sebáceas es a menudo hereditaria u hormonal (por ejemplo, debido a la pubertad o el embarazo ). Pero también el estrés o el cuidado incorrecto hacen que empiecen a funcionar de más.

Con estos consejos puedes empezar a tratar ese molesto cabello graso.

Consejo 1: lavar el cabello graso con agua tibia

El cabello graso necesita una limpieza profunda pero suave en el cuero cabelludo. Esto depende de la técnica adecuada. Utiliza solamente agua tibia, definitivamente no caliente, eso estimulará las glándulas sebáceas. Además, el champú debe distribuirse hasta las orejas y el cuero cabelludo debe masajearse con él. Las glándulas sebáceas se estimlarán y el cuero cabelludo posteriormente se engrasará más lentamente.

Consejo 2: usar champús especiales contra el cabello graso

Los champús especiales para cabello graso disuelven el exceso de grasa con surfactantes. Estos limpian sin irritar el cuero cabelludo. También contienen ingredientes activos (por ejemplo, vitamina B6 o extractos de hierbas como el romero o la manzanilla), que regulan la producción de las glándulas sebáceas.

Consejo 3: trata tu cabello con arcilla curativa

Al igual que los champús especiales, la arcilla curativa puede ayudar a controlar el cabello graso. Simplemente mezcla arcilla curativa con un poco de agua para crear una pasta suave. Masajea esta pasta de arcilla curativa en tu cuero cabelludo y enjuaga nuevamente después de diez minutos de exposición. Haz esto una vez a la semana

Consejo 4: tómate un tiempo para un masaje corto de cuero cabelludo

Peinar el cabello y masajear el cuero cabelludo frecuentemente estimulan las glándulas sebáceas y proporcionan un cabello graso más rápido. Pero: si te tomas 5 minutos dos veces al día para un masaje de cuero cabelludo con movimientos circulares, también puedes tratar el problema del “cabello graso”. Masajear varias veces el cuero cabelludo, provoca una regulación de las glándulas sebáceas y una mejora rápida: a la larga, el cuero cabelludo se vuelve menos graso.

Consejo 5: evita demasiado calor

Claro, incluso con el cabello graso no querrás prescindir del peinado todo el tiempo. Sin embargo, debes tratar de evitar el aire demasiado caliente y el planchado regular de tu cabello. El calor es contraproducente con el cabello graso, las temperaturas demasiado altas estimulan la producción de las glándulas sebáceas.

Por lo tanto, si deseas tratar tu cabello grasiento, dedica unos minutos más para el lavado del cabello y sécalo lentamente con el nivel más bajo de la secadora. Aún mejor, lávalo la noche anterior y déjalo secar en el aire antes de acostarte.