Los mejores regalos para bodas

Los mejores regalos para la boda

No hay duda de que los novios ejercitan su ingenio a través del globo para sugerir, incitar, coaccionar o hasta amenazar en pro de sus regalos para bodas de ensueño pero: ¿qué tan común es lograrlo? Es una misión a la que no se le suele dar la organización requerida y, como en todo, lo que en mayor medida hace falta es sentido común.

Regalos para bodas después del gran día

Lo útil viene primero. Esto es una sugerencia pero debe tomarse con seriedad. Tal momento único puede desvanecerse en el aire, como pasa con los fuegos artificiales, o puede utilizarse para sembrar algo que dure a través del tiempo.

Dependiendo de sus posibilidades económicas, los padres son generalmente quienes tienden a proveer a la pareja de un techo para vivir: bien sea obsequiando inmuebles, aportando para la inicial de los mismos u ofreciendo cualquier recurso que facilite la solución de este tema tan engorroso y costoso que es la vivienda.

Los regalos de bodas más útiles

Acomodar esa vivienda para que sea un hogar es también un arduo trabajo, ya que son muchas las cosas que se necesitan. Los siguientes son algunos de los tipos de regalo para bodas más provechosos. Sin embargo el contexto debe tener jerarquía sobre el lugar común. Si alguno de los siguientes no encaja en sus necesidades específicas inclinen la balanza a su favor. De cualquier forma lo más probable es que existan invitados para todos los regalos:

  • Electrodomésticos y utensilios de cocina: refrigerador, juego de vajillas, tostadora, microondas, lavadora, secadora, lavavajillas, cafetera, aspiradora, etcétera.
  • Mueblería: sillón, sofá, mesa para el comedor, juego de cuarto, cuna y demás.
  • Arreglos para el hogar: albañilería, pintura, plomería entre otros.

Adivinos hay pocos en el mundo

Algo que fácilmente se olvida es la facultad reducida que tienen los invitados para leer la mente. Entre tantas cosas, misiones, peligros y catástrofes durante los preparativos, es sencillo asumir por inercia que todos están en la misma sintonía. Para no gastar tiempo y ganar desilusiones es mejor ser directos hasta donde el decoro lo permita.

Crear una lista de regalos posibles para ser transmitida en persona o por escrito es lo mejor para evitar dolores de cabeza de parte y parte. Esto abrirá espacio en la agenda de todos para ocuparse de otras tareas apremiantes y tendrá el beneficio adicional de prevenir presentes repetidos.

Regalos acorde a las capacidades

Como todo el mundo sabe los regalos de boda no suelen ser los más económicos, generalmente porque las cosas útiles no lo son. Se necesita alcanzar un equilibrio ya que la utilidad es tan importante como la intención en estos casos.

Aun así lo último que se busca es perder la invaluable presencia de un familiar o amigo que, por no quedar mal, decida no acompañarlos. Es un obstáculo difícil de afrontar pero no insalvable

Una buena solución es juntar esfuerzos. Unir fondos cuando las arcas no ofrezcan todo el apoyo necesario. Dos opciones topan la lista de esta manera de afrontar este asunto:

Acordar soporte económico entre novios e invitado: para lo cual se requiere confianza y cercanía entre los implicados, la suficiente para discutir sin complicaciones la mejor manera de lograr el mejor regalo de la manera más cómoda.

Ofrecer la opción de sumar bolsillos para cada regalo: lo que le permite a los invitados tomar las riendas del asunto. Siendo todos conocidos de los novios lo más probable es que sobren grupo cercanos entre sé a los que les interese unir fuerzas.

Lo más práctico y versátil es hacer uso de ambas opciones.

Los mejores presentes son los que se quieren dar

La siguiente es una verdad universal pocas veces comunicada o repetida: nadie disfruta regalar cosas a las que no le encuentra sentido. Inmediatamente el costo se suma al disgusto y, sea cual sea la ocasión, la tendencia será a disminuir la generosidad. Lo opuesto ocurre cuando la persona regala algo que le gusta verdaderamente. Existen dos opciones ante las dificultades que plantea este hecho universal:

Convertir al comprador: lo que implica invertir tiempo evangelizando a cada individuo según los gustos de los novios, vía toda clase de argumentos disponibles.

Aprovechar la variedad: que se resume en aplicar el conocimiento disponible para emparejar cada regalo a la persona que mejor le quede.

La recomendación en esta disyuntiva es irse por la segunda. Dejando la iniciativa de cambiar los gustos, una persona a la vez, para otro momento. Puede ser sano aceptar que somos diferentes pero esa no es la razón principal para recomendar esta opción. Más importante es el detalle del tiempo que funciona como recurso no renovable de alta demanda durante esas fechas.

Utilicen lo que ya tienen y aumenten la eficiencia de todo el proceso. Pueden enviar un mensajero por los implicados conocido para sugerir el regalo más conveniente, o pueden pedir directamente a cada persona el regalo que sepan se sentirá orgulloso de darles.

Lo más importante

Nunca hay que olvidar la razón original de todo este lío de los regalos de bodas. Todas las personas que vayan a la boda formarán parte de un momento lleno de emotividad y significado. Entre ellos sobrarán los que comparten lazos de cariño auténtico con ustedes.

 Lo importante es que estén, con apoyo y alegría. Los bienes materiales son sólo una manera de ayudarlos a salir adelante, precisamente por ello muchas veces la generosidad alcanza límites insospechados.

Califica esta publicación