Las reglas para elegir una buena base de maquillaje

Una buena base de maquillaje es el primer paso hacia tener el maquillaje perfecto. Con su ayuda, será posible eliminar todas las imperfecciones y lograr una tez uniforme. A continuación, te explicaremos cómo elegir una base que combine con tu color y tipo de piel. 

Qué considerar al elegir una base de maquillaje: consejos 

Muchas mujeres ya saben cómo aplicar una base correctamente. ¿Pero qué necesitas saber para no equivocarte al elegir una? Analicemos los principales aspectos a considerar. 

Tonos de la base de maquillaje

Considera múltiples opciones 

Si estás en una tienda, no intentes encontrar la base perfecta de inmediato; compara varias opciones. Encuentra al menos tres tonos que te parezcan los más apropiados y pruébalos para compararlos. 

Aplicar la base de maquillaje a múltiples áreas 

Es costumbre probar la base de maquillaje en la muñeca, pero esta no es la mejor zona. Los expertos dicen que lo mejor es aplicar el producto en la parte inferior del rostro cerca del cuello.

También cubre con la crema la zona de las mejillas y el área cerca de las alas de la nariz. Estas aplicaciones ayudarán a determinar si el producto se ve como una mancha extraña en la piel. Si se fusionó perfectamente con ella y se volvió invisible, entonces esta es una opción adecuada. 

Evaluar el resultado en diferentes condiciones de iluminación

Bajo la luz de las lámparas en la tienda, la base puede verse completamente diferente a la luz del día. Cuando estés satisfecho con el resultado estando en la tienda, acércate a una ventana o sal a la calle para apreciar el tono bajo la luz natural. 

Decidir la textura 

La base de maquillaje debe ser una segunda piel, por lo que la elección de la textura es uno de los criterios más importantes. Recuerda que el producto no debe tensar la piel, dejar un brillo graso y sentirse como una película en el rostro. 

Hay muchos tipos de bases de maquillaje: 

Diferentes opciones de bases de maquillaje
  • La base estándar viene en texturas ligeras y pesadas. La primera es adecuada para uso diario en cualquier momento, y la segunda es mejor evitarla si tu piel es problemática. Este producto funciona mejor para el maquillaje de noche y no para el maquillaje de día. 
  • El polvo cremoso es ideal para pieles grasas, ya que matifica y absorbe el sebo (la secreción de las glándulas sebáceas). 
  • La base fluida es ligera, suave y fácil de aplicar. Apta para todo tipo de pieles para todos los días. Tiene un pequeño inconveniente: no empareja las imperfecciones de la piel con demasiada intensidad. 
  • La base de maquillaje mousse tiene la textura más suave que no obstruye los poros y las arrugas. El producto es adecuado para pieles envejecidas, problemáticas, y mixtas. Al igual que la base fluida, no enmascara las imperfecciones lo suficiente. 
  • La base cushion es un producto compacto similar a un polvo. Dentro del paquete hay una esponja empapada en base. La funda del cojín es ligera. Además de embellecer la tez, el producto hidrata la piel. 
  • BB Cream y CC Cream. La característica principal de estas bases es la capacidad de adaptarse al tono de la piel. Los productos no son demasiado densos, la composición contiene los componentes necesarios para el cuidado de la piel.

Presta atención a la protección solar 

Es importante recordar usar cosméticos con SPF no solo en verano. Debes considerar conseguir una base de maquillaje con propiedades de protección solar si: 

  • Tienes tendencia al enrojecimiento, rosácea, hiperpigmentación; 
  • Usas productos con ácidos de frutas, retinol y otros ingredientes que promueven la fotosensibilidad de la piel. 

Cómo elegir una base según el color de la piel. 

Si la textura del producto ya es difícil de seleccionar, la elección del color es aún más complicada. 

Probando diferentes todos de base de maquillaje
Probando diferentes todos de base de maquillaje

1. Decide tu tono 

En primer lugar, averigua a qué grupo se puede atribuir tu tono de la piel: 

Muy clara. Piel casi pálida, que se broncea mínimamente bajo los rayos del sol o no cambia nada en su tonalidad. La principal dificultad al elegir un producto tonal con este tipo de piel es que la mayoría de los tonos resultan demasiado oscuros. Busca cremas marcadas como Fair. 

Clara. La piel se broncea activamente, por lo tanto, durante la estación cálida, la base tonal debe cambiarse de clara a más oscura. Echa un vistazo más de cerca a los productos designados como Light. 

Medio. La piel es dorada u oliva, se broncea perfectamente y apenas se quema. Son adecuadas las cremas designadas como Medium. 

De piel oscura. La piel está excelentemente bronceada y nunca se quema, se distingue por un tono chocolate o caramelo. Busca productos marcados como Dark. 

2. Determinar el subtono

Este es el criterio principal para elegir una base para maquillaje. Existen varios métodos para determinar el tono de piel: 

  1. Coloca una hoja de papel blanco sobre tu cara y mírate en el espejo. Si la piel se ve de color melocotón o amarillento, entonces el matiz es cálido. Si la piel es rosada o azulada, entonces es frío. 
  2. Examina las venas de tu muñeca. Si aparecen de color azul o morado, entonces la piel tiene un tono frío. Si es verde, cálido. 

Hay situaciones en las que es difícil determinar con precisión el tono o las venas de la piel. En este caso, estamos hablando de un subtono bastante raro: neutral. 

Una vez que hayas decidido el tono de tu base, puedes elegirla fácilmente: 

  1. Para los tonos cálidos, son adecuados los productos con tonos dorado, caramelo y amarillento. 
  2. Para las mujeres con un tono frío, los productos con un tinte rosado, azulado y rojizo son adecuados para el rostro. 
  3. Las personas con un tono neutral deben usar bases de color marfil.

Cómo elegir una base de maquillaje para tu tipo de piel 

Para que la base se sienta cómoda en el rostro, es importante considerar el tipo de tegumento cutáneo. 

Mujer se está aplicando base de maquillaje sobre su mano

1. Base de maquillaje para piel seca 

Presta atención a la composición, en la que deben estar presentes ingredientes nutritivos e hidratantes: 

  • Extractos de hierbas; 
  • Péptidos; 
  • Aceites 
  • Ácido hialurónico. 

La mayoría de los productos hidratantes tienen un acabado satinado con un brillo sutil y delicado, que se consigue gracias a las partículas reflectantes de la composición. Si quieres un acabado mate perfecto y los polvos sueltos resecan tu piel, usa una crema en polvo. 

2. Base para la piel grasosa 

Los agentes matificantes son perfectos para quienes tienen piel grasa. También asegúrate de que el producto venga marcado como “Poreless”. Estos productos cierran los poros y regulan la producción de sebo. 

Observa su composición con cuidado: aléjate a toda costa de los aceites, pero el óxido de zinc y el ácido salicílico son excelentes en la lucha contra la piel grasa. 

Conoce las mejores opciones de bases para pieles grasas.

3. Piel mixta y la base de maquillaje adecuada

Este es el tipo de piel más complicada, por lo que no será tarea fácil elegir una base de maquillaje. Asegúrate de que no sea demasiado pesada y densa, de lo contrario obstruirá tus poros. En este caso, el producto debe ser hidratante y matificante. La base cushion es la manera ideal de aplicarla. 

Si no puedes encontrar un producto adecuado, elige dos cremas tonales: una hidratante y una matificante. Aplícalas en diferentes zonas del rostro secas o grasas. 

4. Bases para piel problemática 

Las cremas con buena capacidad cubriente ayudarán a tratar las imperfecciones de los tegumentos. Sin embargo, el producto no debe ser demasiado denso, ya que obstruirá los poros, lo que conduce a un deterioro en el estado de la piel y la aparición de nuevas erupciones. Busca cremas que sean “no comedogénicas”.

Las pieles problemáticas suelen tener tendencia a ser grasas, así que dé preferencia a los productos con efecto matificante. Es ideal si contienen componentes antiinflamatorios.