4 maneras de subir de nivel tu estilo casual

Mujer con un look casual

La ropa casual es aquella que te hace sentir cómodo y en confianza, y que puedes usar en tu espacio y en tu momento.

Es difícil definir qué prendas se pueden considerar como “casuales” y cuáles no. Si preguntas qué es un traje, la mayoría de la gente responderá “una ropa de negocios”, ¿pero que sucede si hablamos de un traje rosa salmón con rayas amarillas? Esto ya no sería tan apropiado para la sala de juntas.

Ya que los estándares de vestimenta son cada vez menos estrictos y algunas industrias (arte, tecnología web, etc.) se enorgullecen de promover una apariencia relajada y poco convencional, el estilo exacto de la vestimenta de “negocios” es realmente muy difícil de definir. Dependiendo de tu trabajo, puede que tu vestuario informal sea más elegante que tu vestimenta de trabajo, o menos elegante, o puede ser exactamente la misma ropa. Así que no te preocupes demasiado por los antiguos estándares.

Las prendas informales prácticas, elegantes, resistentes, coloridas, etc. serán tu elección y la expresión de tu estilo personal fuera de cualquier código de vestimenta externo, cuando nadie más está definiendo tu propio estilo.

Desafortunadamente, esta libertad puede ser un poco aterradora. Es gracias a esto que la mayoría de los hombres se refugian con el uso de un “uniforme” predeterminado para su ropa informal: comúnmente pantalones de color caqui y una camisa con botones para las ocasiones más agradables, y jeans y una camiseta para todo lo demás. Si bien estos atuendos realizados con los materiales, colores y accesorios adecuados pueden tener un aspecto decente, apenas son interesantes o notorios.

Sin embargo, si pones un poco más de esfuerzo, tu ropa casual puede llamar la atención todos los días, donde quiera que vayas.

Cómo llevar tu estilo casual a otro nivel

Tener variedad en la vida es esencial para disfrutarla al máximo, y también es la base para una buena vestimenta informal.

Si observas a una modelo de moda, o simplemente a un chico bien vestido en la calle, notarás que lo que lo hace destacar es que su ropa no se parece a la de los demás.

Esto no quiere decir que para lucir elegante y casual tienes que vestir prendas salvajes y excéntricas; La barra no está demasiado alta en cuanto al estilo convencional y casual de los hombres. ¡Así que probablemente no estás muy lejos de poder destacar!

Estas son 4 formas simples de llevar tu vestuario casual por encima del status quo:

1. Agrega capas

Uno de los mayores problemas con el estilo de camiseta / jeans o camisa de vestir / pantalón caqui es que es demasiado simple y nada llamativo. Esta vestimenta no va a retener la atención de nadie, porque no hay nada allí que valga la pena observar.

Las capas básicamente significan agregar prendas a un atuendo. Un blazer es una capa; también lo es un cárdigan o un sombrero o una bufanda.

El resultado de agregar detalles más allá de la camisa y los pantalones es la complejidad visual. De esta manera habrá más que asimilar, por lo que los ojos de las personas permanecerán más tiempo sobre ti.

También obtienes los beneficios prácticos de un atuendo que puedes cambiar dependiendo la situación; retirar una capa cuando hace demasiado calor u ofrecer tu chaqueta a una dama cuando hace frío. El único inconveniente real de un estilo en capas es el calor del verano y, ocasionalmente, tener que estar atento a cada capa que retiras.

2. Enfatiza tu estilo con los acentos adecuados

chica que luce un estilo casual

Verse bien se trata de que las personas noten tu apariencia y la recuerden.

Los buenos acentos en tu vestuario le darán a la gente una razón para recordarte.

¿Qué es un acento? Básicamente es cualquier cosa que no sean las prendas principales que cubren el cuerpo. Los pantalones, camisas y chaquetas no se consideran acentos; pero cualquier otra cosa lo puede ser, dependiendo de cómo las uses.

Hacer pequeñas mejoras a tus acentos básicos puede llevar tu atuendo de “uniforme” a “único”. Reemplaza los zapatos de vestir marrones lisos por un par de tenis de lona de colores brillantes o mocasines con una hebilla metálica. Cambia tu cinturón de cuero por uno de tela de color. Agrega a tu vestimenta una pieza de joyería masculina de buen gusto o un reloj único.

Para hacer esto también se requiere moderar entre los acentos. Definitivamente no quieres que tu atiendo sea reconocido solo por un acento. Si todo lo que alguien puede recordar es tu cinturón de munición amarillo neón, entonces has exagerado un poco. Pero agregar algo de color, detalle y singularidad cuando la mayoría de los hombres usan la opción más neutral disponible definitivamente te hará destacar de la multitud.

3. Adapta y ajusta tus prendas para ti

A pesar de que llevar un estilo sin capas puede no ser tan interesante, aún puedes llevar tu vestimenta casual a otro nivel, siempre y cuando adaptes y ajustes tus prendas.

Cuando te vistes casual nunca debes verte descuidado. Estás mostrando tu propio gusto personal, y no quieres que la gente piense que te gusta la pereza.

Por lo general, se piensa que la sastrería es una opción exclusiva para la ropa de negocios, sin embargo, la ropa casual también se puede beneficiar mucho de esta personalización.

Tampoco tienes que invertir demasiado para que toda tu ropa casual esté hecha a la medida (aunque es una buena manera en la que puedes obtener una chaqueta o un blazer únicos hechos exactamente como los quieres), pero algunas modificaciones al ajuste pueden ser casi obligatorias para la mayoría de los artículos de vestuario.

Los pantalones deben tener dobladillo para que se rompan perfectamente, con el final apoyado ligeramente en la parte superior de los zapatos. La entrepierna debe mantenerse lo más pegada posible sin sacrificar la comodidad para que no se vea flácido entre las piernas o en el trasero.

También vale la pena adaptar las camisas, especialmente si eres una persona más delgada ya que la mayoría de las camisas son holgadas. Fajar una camisa holgada hace una forma de muffin de tela sobre tu cinturón y también hace que se vea ondulada.

4. Experimenta

Un clásico estilo casual pero que luce encantador

Todo se trata de variedad. Si eres un gran fanático de las chaquetas sport y tienes un armario completo lleno de ellas, entonces no dudes en probar y variar con este estilo. Cualquiera que sea la combinación que se te ocurra, tendrás la ropa para llevarla a cabo.

Pero tampoco quieres ser ese tipo que siempre usa una chaqueta sport.

Varía un poco. Invierte en camisas que se puedan usar sin una chaqueta, o camisas que sean inusuales debajo de una chaqueta, como una camiseta de manga larga en lugar de una camisa con cuello. Sustituya chaquetas de punto o abrigos casuales por chaquetas estilo blazer.

No tengas miedo de ir a tiendas en las que nunca habías pensado comprar y probar estilos que no se parecen en nada a tu ropa cotidiana. Podrías sorprenderte con lo que te queda bien.

Dicho esto, claro que nunca debes comprar tus “experimentos” hasta que los hayas probado y hayas pasado un buen rato comprobando que efectivamente te gusta.