4 señales de que sufres un amor ciego

Pareja de jóvenes acostados en el suelo con los ojos cerrados, amor ciego

¿Te acabas de enamorar y sientes que por fin has encontrado al amor de tu vida? Pero por otro lado, ¿tus amigos no están tan entusiasmados con él o incluso te han dado consejos no solicitados que no encajan? Entonces esto podría ser una señal de que lo estás viendo todo de color rosa y que sufres de un amor ciego.

Señales de que sufres de amor ciego

A continuación te dejamos algunas maneras de saber si él es en realidad como lo ves a través de tus ojos.

1. No reconoces sus cualidades negativas.

En los primeros seis meses de una relación, domina la “ilusión positiva”. Esto significa que, al principio, los amantes tienen dificultades para identificar las cualidades negativas de su nuevo compañero. Incluso puede suceder que los malos rasgos se transformen en rasgos positivos. Por lo tanto, si tu amante siempre llega tarde a sus citas, y sientes que es “dulce” en lugar de poco confiable, esta puede ser la primera pista de que lo ves a través de unas gafas de color rosa.

2. Lo encuentras más atractivo que otros.

Según estudios, está comprobado que encontramos a nuestra pareja mucho más atractiva que otras personas. En un experimento, ciertas personas debían calificar el atractivo de su pareja a través de fotos. Después de eso, personas a quienes no conocían miraron las mismas fotos. Resultó que las parejas calificaron a sus compañeros mucho más atractivas que los extraños.

Sin embargo, esto es obra de la misma naturaleza. Porque esta permite a las personas establecer una conexión más cercana y preferir su propia pareja a otras personas, incluso físicamente.

3. Sólo estás interesado en él.

Cuando estás recién enamorada, a menudo sucede que otras prioridades se descuidan. Las responsabilidades relacionadas con el trabajo solo se abordan a medias, planes con amigos se posponen por una semana y reuniones familiares se cancelan con un pretexto para pasar tiempo con él. Estar enamorada te hace más adversa al riesgo y establece tus prioridades de manera diferente a lo usual.

4. Dejas que tus emociones te guíen.

Las recién enamoradas a menudo son guiadas por sus sentimientos y toman decisiones desde el estómago. Esto se debe al hecho de que la hormona de la felicidad oxitocina se libera cada vez más.

Si esta condición disminuir, nuestro cerebro se vuelve a encender para hacernos pensar claramente. Aunque muchas se dan cuenta tarde de que, por ejemplo, la nueva pareja no comparte los mismos valores que ellas.