¿Por qué nos enamoramos? 8 razones sorprendentes

Pareja joven enamorada abrazándose y mirándose, ¿por qué nos enamoramos?

Estar enamorada es uno de los mejores sentimientos que puedes sentir. Todo en la vida parece ser perfecto y a la vez, todos nuestros problemas parecen ser triviales. A veces, sin embargo, podemos sorprendernos sintiéndonos así por alguien, y nos detenemos para preguntarnos por qué nos enamoramos en realidad.

¿Qué es exactamente enamorarse de alguien y, sobre todo, por qué? ¿Es este proceso emocional tal vez incluso controlable?

Cuán diferentemente nos enamoramos

Todas nos enamoramos de una manera diferente: algunas creen en el amor a primera vista y son inmediatamente azotadas por él. Durante semanas no hablan de nada más que de haber encontrado al “hombre de sus sueños”. A menudo, una pasión rápida tiende a desaparecer, esa ilusión de la realidad cede y los supuestos sentimientos de amor disminuyen.

Pero a otras mujeres les lleva mucho más tiempo estar verdaderamente enamoradas, especialmente cuando eres más una persona que se guía por su mente y no tanto por sus emociones. 

Además, hablando también de las diferencias entre géneros, los hombres y las mujeres se enamoran de formas distintas. El camino es diferente para todos y todas, pero hay algunos factores que pueden desempeñar un papel en cada sensación de amor apasionado.

8 razones de por qué nos enamoramos.

1. Nuestra pareja puede satisfacer nuestras necesidades.

¿Cómo comienza el cariño hacia una persona? La mayoría de las veces alguien nos agrada visualmente. Proyectamos en él nuestra imagen ideal de una pareja y subconscientemente pensamos que él puede darnos exactamente lo que estamos buscando. 

¿Realmente tiene ciertas cualidades y aspectos que son importantes para nosotras y que nos atraen? Creemos que hemos encontrado al hombre que podría ser la persona perfecta para nosotras. Si este encuentro tiene potencial para más, se verá después. Además, si nos sentimos muy cómodas con esta persona, la base para el enamoramiento es perfecta.

2. Muchas cosas en común.

Si bien hay un dicho, “Los opuestos se atraen”, la experiencia ha demostrado que “Igual e igual se unen”. Funciona mejor. No siempre tienen que ser intereses comunes, lo que puede ser una razón por la cual te enamoras. 

Opiniones similares, valores similares y prioridades similares en la vida a menudo forman la base de una relación duradera. A veces, dos personas encajan tan bien juntas que se habla de almas gemelas.

3. Combinación de excitación + igualación

No es ningún secreto que las relaciones que funcionan bien se basan en la compatibilidad emocional y sexual. Pero antes de que se trate de sexo, otra forma de excitación puede jugar un papel y llevar a enamorarse. 

Una aventura compartida, una situación excepcional, un deporte o unas vacaciones en compañía representan momentos en los que tenemos más energía que en la vida cotidiana. 

Debido a la emoción percibida o al estrés, tendemos a encontrar a la persona más cercana a nosotros de repente más atractiva. Si tenemos otras cosas en común con ella, la atracción aumenta fuertemente.

4. Larga familiaridad

A veces nos enamoramos de alguien que conocemos desde hace mucho tiempo o que habitualmente permanece en nuestro entorno. Eso es porque podemos juzgarlo bastante bien, saber qué le gusta y qué cualidades nos gustan de él. 

Pero ¿por qué, por ejemplo, una amistad se convierte repentinamente en amor después de años? La razón suele ser el cambio en las condiciones de vida: ¿Se veían muy poco tiempo antes y ahora están pasando más tiempo juntos, o están evitando cosas y problemas que los han distraído el uno del otro hasta ahora?

5. Hormonas

¿No es el amor a menudo referido como un cóctel de hormonas? Esta afirmación no es una coincidencia. Porque cuando nos enamoramos, tres de las llamadas “hormonas de la felicidad” tienen un gran papel en el juego: la dopamina, la serotonina y la oxitocina. Y como si eso no fuera suficiente, se agrega la hormona del estrés, la adrenalina.

  • Dopamina : estar enamorado es una adicción: necesitas al otro todo el tiempo, el nivel de dopamina aumenta considerablemente, y si el otro no está allí, se hunde y nos sentimos peor.
  • Serotonina : un nivel más bajo de serotonina nos pone nerviosos por dentro, no podemos comer, no dormir y solo podemos pensar en la otra persona. Además, también tenemos una visión de túnel (sí, el amor en realidad es ciego): incluso las cualidades negativas de la pareja se consideran de un modo dulce, todo lo que dice o hace se considera positivo.
  • Oxitocina : la “hormona mimosa”, que se libera durante el sexo para vincularnos a nuestra pareja, es la culpable de que a veces nos enamoremos cuando no buscábamos nada serio.
  • Adrenalina : las mariposas en el estómago, el corazón acelerado y el nerviosismo de una persona enamorada son los síntomas del estrés positivo.

6. Relación con los padres

A menudo se oye hablar del llamado complejo paterno, que en realidad puede influir en la elección de pareja en algunas mujeres. Porque nuestro padre suele ser el primer cuidador masculino que tenemos. Da forma a nuestra imagen de hombre, por lo que puede suceder que nuestra pareja pueda mostrar ciertas similitudes con él, ya sea solo el color de los ojos, el color del cabello o la estatura. 

Puede ser más extremo en los casos en que una mujer, como niña o adolescente, ha sufrido de un padre muy dominante o incluso violento. Estas tienden, según los estudios, a buscar más adelante un compañero con características similares. Y si siempre has anhelado el amor de tu madre o tu padre, a menudo te encuentras como un adulto que expresa sus sentimientos de manera pobre.

7. Olor

Todo el mundo excreta feromonas, es decir, atrayentes sexuales. Entre otras cosas, estas sustancias deciden si podemos “oler” a alguien o no. Si nos gusta su olor, automáticamente nos sentimos más atraídas a él que a alguien cuya fragancia natural no complace nuestra nariz. 

Además, la hormona sexual de la testosterona también tiene su parte en el olor: cuanto más contenido de la hormona hay en el sudor de los hombres, más atractivo parece a las mujeres.

8. Patrón de reconocimiento

¿Siempre te sientes atraída por el mismo tipo de hombre? Entonces probablemente tengas un patrón de reconocimiento muy específico, consciente o inconscientemente. Cuando nos encontramos con alguien que se parece a nuestro ex, inconscientemente sospechamos similitudes y rasgos similares entre estos dos hombres. 

Una cierta familiaridad surge de la persona y se da la base para un afecto creciente. Por encima de todo, si todavía estamos un poco apegadas a nuestro ex, es más probable que tratemos de mantenernos en el mismo patrón que estar interesadas ​​en alguien fuera de nuestro patrón de reconocimiento.