Signos de que estás atrapada en una relación tóxica

Los signos de una relación tóxica

El amor es ciego, especialmente cuando no es amor en absoluto. Más bien, una conexión entre dos personas, en la que una ni siquiera se dá cuenta de que no se siente bien ante la niebla sentimental y la dependencia emocional que proporciona la persona tóxica.

En una relación tóxica, no hay una señal que sea clave; tal vez eso es lo que la hace tan difícil de reconocer. Sin embargo, cualquier asociación (por cierto también entre amigos o colegas) que ataca nuestro bienestar es tóxica. Esto ocurre tanto física como mentalmente, a menudo lentamente, arrastrándose y tan sutil que casi no lo notamos. Sin embargo los daños que produce son reales.

Signos de una relación tóxica

Algunas parejas pueden presentar signos de una relación tóxica mucho más evidentes que otras, sin embargo, todas comparten la problemática de arruinar la vida de una de las personas involucradas en la relación.

Los cambios y el desarrollo son tabú

Si tu pareja desaprueba o incluso boicotea cualquier forma de cambio, probablemente tenga miedo de que te alejes de él. Una pareja estable no debe temer el cambio y el desarrollo personal; Son una parte importante de la vida y, por lo tanto, están aprobados por una pareja amorosa.

Siempre te responsabiliza

La lucha y el desacuerdo ocurren en las mejores relaciones. En las relaciones tóxicas, sin embargo, siempre es uno solo el que debe ser responsable de la felicidad de la relación y también de lo que ocurra.

Te ha quitado tus ratos libres y distracciones

Las fuentes de vitalidad son todas esas cosas, pasatiempos, personas o rasgos que te hacen feliz. Si su compañero vierte gradualmente estas cosas sobre usted, hablándolas mal, desaprobándolas o tratando de protegerlas, es un comportamiento tóxico.

No puedes ser tu mismo

No dices lo que realmente sientes, sino que intentas dar una respuesta que mantendrá a tu pareja feliz. Ya no usas tu vestido favorito porque a tu pareja le resulta demasiado provocativo. ¿Te sientes incómoda en su presencia por alguna otra razón? Entonces esto puede ser una indicación de una relación tóxica.

Nunca discutes

La controversia es parte de una relación de pareja, y también para una buena relación. Los choques pueden incluso acercar a las parejas después de una aclaración exitosa. Sin embargo, en una relación tóxica nunca se puede discutir provechosamente, podría ser que uno evita su disgusto por miedo a la ira de la otra persona Esto suena como una construcción de relación tóxica.

Hay demasiado drama

Demasiada disputa es mala. ¿De cada mosquito se hace un elefante? Ya sea una pequeña pelea que se convierte en algo interminable, o una simple duda se convierte en el peor de los pecados ya que no consigues manifestarlo con tu pareja.

Si tu pareja hace un gran drama de todo, la relación se está llevando de manera tóxica, donde priorizan los desacuerdos y problemas en vez de las soluciones.

Si los pensamientos de los comienzos románticos de la relación se sienten más hermosos que los del futuro juntos, eso puede ser una señal de que es posible que la relación esté sufriendo por la toxicidad con la que se lleva.

Los celos se venden como pasión

Definitivamente como regla general, los celos enfermizos o celos tóxicos son una señal de que algo anda mal con la relación. No dejes que te los vendan o disfracen como prueba de amor o pasión. Incluso lo contrario es el caso: a largo plazo, los celos enferman cualquier relación.

Ya no eres feliz

La alegría compartida es un doble placer, pero no en las relaciones de pareja tóxicas. En tales constelaciones, la felicidad de la pareja provoca ansiedad; especialmente si no tiene su origen en la relación, sino que proviene de una experiencia independiente de la pareja. Los éxitos y las hermosas experiencias son, por lo tanto, menos compartidas con la pareja. Finalmente, la ira y la tristeza son las protagonistas en la relación.

¿Cómo sería una relación sana?

  • Puedes hacer tus cosas por separado. Por supuesto, a uno le gusta hacer cosas con su pareja, pero también es un signo de una buena relación, si todos pueden hacer algo solos, sin que el compañero sea hostil, se sienta ofendido o inseguro.
  • Son indulgentes el uno con el otro. Al comienzo de una relación, las pequeñas peculiaridades son simplemente pasadas por alto. Y no porque estés ciego de amor, sino porque rodeas a tu pareja con benevolencia y le permites cometer errores en lugar de querer corregirlos enseguida o criticarlos. Quien logre recibir esta indulgencia vive en una relación feliz.
  • Puedes externar tu mal humor correctamente. Todos tenemos un mal día. Y a menudo sucede en las relaciones de pareja y en las familias que la persona se siente en confianza de externar su mal humor (sin causar daños ni disgustos a su pareja). Si la pareja logra no poner estos caprichos que pueden suceder algunas veces en la balanza del juicio, y es capaz de perdonar el disgusto, la relación tiene una buena oportunidad para un futuro feliz.