Relación tóxica: cuando la relación se vuelve venenosa

Problemas de una relaicón tóxica

La relación tóxica puede estar en cualquier tipo de relación de pareja, y muchas veces se piensa que es normal vivir con miedo, cuidando lo que se puede decir, lo que se puede pedir e incluso lo que puedes hacer.

Cada relación de pareja tiene sus altibajos. Eso es normal. Pero también hay relaciones en las que uno de los miembros de la pareja sufre mucho por el comportamiento del otro. Estamos hablando de las llamadas relaciones tóxicas. Pero, cómo se pueden reconocer tales relaciones y cómo liberarse del círculo vicioso.

¿Qué es una relación tóxica?

El término ‘relación tóxica’ es, en última instancia, un reservorio para todo tipo de relaciones de pareja en las que uno de los conyugues o ambos han experimentado o están experimentando una cantidad superior a la media de infelicidad y sufrimiento. Algo sucede entre la pareja que no es bueno para uno o ambos, pero no hay separación a largo plazo, como se supondría en tal caso.

Hay una dinámica en estas relaciones que no permitirá que la pareja se separe, aunque uno o ambos no lo estén haciendo bien y no se estén desarrollando de manera positiva juntos. En cualquier relación hay factores que mantienen la relación. Pero hay otros factores además del amor o la pertenencia que hacen que la pareja se apegue a la relación: adicciones, amenazas, chantaje (emocional), acusaciones, violencia, etc.

Eso suena paradójico, pero algunas personas, aunque experimentan un sufrimiento masivo, no pueden separarse de su pareja. A menudo por miedo, incertidumbre, falta de alternativas o dependencias percibidas. Otros no quieren separarse debido a los hijos o la propiedad común o el negocio. O temen las evaluaciones del entorno, porque a menudo incluso las personas cercanas (no se les permite) notar lo que realmente está sucediendo dentro de la relación”.

¿Cuáles son las señales de alerta de una relación tóxica?

Si hay un problema que te hace dudar de la calidad de tu relación, debes verificar cuidadosamente si es posible un cambio positivo a largo plazo.

La retroalimentación externa también es una señal de advertencia importante. Si tu mejor amiga o amigo o tu familia se acerca a hablar contigo y te pregunta cómo te está yendo realmente en la relación y te dice que está preocupado, entonces no debes descartar eso, pero realmente piensa en esa retroalimentación. ¿Hay algo en eso que pueda indicarte que ellos ven algo que tú no puedes —o no quieres ver—?

¿Hay personas que son más susceptibles a tener una relación tóxica?

En principio, cada uno de nosotros puede sentirse atraído por alguien o enamorarse de alguien que puede tener el potencial de una relación poco saludable, porque se trata de la dinámica de pareja.

Alguien que tenga una buena autoestima y, como adulto, haya aprendido a responsabilizarse de sí mismo y de los demás, que pueda respetar y mostrar adecuadamente sus límites, que esté razonablemente satisfecho con su círculo de amigos y su elección de carrera, seguramente buscará una pareja para el desarrollo mutuo y el bienestar en común.

Pero si alguien está en crisis, se siente solo y abandonado, se siente dependiente e inadecuado, es más probable que se involucre en una relación que también tiene elementos dañinos, ya que el deseo de relación y pertenencia es a menudo tan grande que muchas cosas se pasan por alto.

¿Hay alguna manera de llevar una relación tóxica por un camino saludable?

Si ambos están preparados para la autorreflexión y un mayor desarrollo y, sobre todo, para asumir la responsabilidad real de sus acciones, entonces sí.

Si uno de los dos está atrapado en una crisis personal o sufre de problemas emocionales muy marcados, entonces a menudo es más útil estabilizar primero a la persona más afectada, para que luego se sienta más preparada para mejorar la relación de pareja junto a su compañera o compañero.

¿Qué puedes hacer cuando estás en una relación tóxica?

Dependiendo del estado en el que te encuentres en la relación o de los miedos que tengas al enfrentarte a tu pareja o quizás separarte, distintas cosas son posibles y aconsejables.

Empezando por una conversación aclaratoria con la pareja, en la que le revelas que ya no te sientes cómodo y quieres un cambio. Hasta el hecho de que en secreto empacas tus cosas y sales del mismo domicilio donde viven juntos, ya sea yendo a la casa de una amiga, hotel o un albergue. Si incluso de esta manera no es posible, debes buscar ayuda familiar, si es necesario de la policía.

¿Cómo puedes ayudar a tus amigos si sientes que están en una relación tóxica?

Si descubres que a alguien no le va bien en una relación, es útil ser amable pero claro al respecto. No debes criticar ni acusar, ya que a menudo conduce a la justificación o a ponerse a la defensiva. Podrías decir algo como: “Deseo que lleves una elación sana y placentera, estoy aquí para ayudarte en lo que necesites”. Trata de permanecer más en contacto con esta persona, evitando que pasen días sin poder comunicarse.