Lo mejor de ser mujer de más de 40 años

A las mujeres les da terror llegar a esta edad, piensan que todo cambia, pierden atractivo, se notan viejas y dejan de ser el centro de atención, la realidad es que cada edad tiene su propio encanto y tú puedes disfrutar de la vida y de todo lo que has hecho antes de llegar a los 40 años, te contaremos que es lo mejor de llegar a esta edad.

Como disfrutar ser una mujer de 40 años

Lo mejor de ser una mujer de más de 40 años

La vida, dicen, comienza a los 40 años. Puede que la idea sea fría, ya que sus cabellos se vuelven grises, su panza no se encoge después de unas semanas de austeridad dietética y se despierta sintiéndose crujiente. De hecho, estos signos de desgaste atestiguan que has tenido tiempo suficiente para haber aprendido algunas cosas, hecho algunas cosas, acumular recuerdos y fortalecido las relaciones. Ahora es el momento de tomar el pasado y utilizarlo para alimentar los éxitos de toda la vida por venir.

Vive y disfruta cada etapa de tu vida: Tus 20 años fueron un tiempo para experimentar con estilo personal. Tu 30’s fueron un tiempo para sentirte cómoda con tu mirada al futuro y tomar importantes decisiones de vida. Tus 40 años son el momento de disfrutar los resultados de ese éxito y reinvertirlo en ti. En el momento en que llegamos a nuestra quinta década, la mayoría de nosotros hemos decidimos aferrarnos a nuestra juventud vistiéndonos y actuando como si fuésemos más jóvenes y esto es puede ser una mala decisión, hay que vivir cada etapa de la manera adecuada y darle opportunidad a cada momento para ser lo que somos sin simular.

Leer
Cómo tratar el cabello reseco y sin brillo con manzanilla

Disfrutar más el sexo: A los 40 años y más, la experiencia en su vida sexual debe ser mucho más que cuando era joven, ya ha perdido los tabúes y puede disfrutar de relaciones mucho más satisfactorias, además de conocer mucho mejor tu cuerpo y qué es lo que te da más placer.

Puedes tomar decisiones sobre lo que has logrado: A esta edad ya debes haber alcanzado una estabilidad y tal vez sea el momento de poner en marcha aquel sueño que nunca te atreviste por las responsabilidades, no podía invertir en un negocio por los hijos, había que comprar una casa, si ya lograste todo eso puede ser el momento de arriesgarte.

1